Prejuicios: ¿Por qué los tenemos y dónde están sus orígenes?


En mayor o menor medida, todas las personas tenemos o hemos tenido algún prejuicio. Según algunas investigaciones, son parte de un mecanismo de nuestro comportamiento que ha evolucionado con la especie humana. Veamos cómo y por qué.


Prejuicio origen

Los prejuicios han existido desde los orígenes de la humanidad, desde un punto de vista evolutivo han actuado como una preocupación adaptativa.

En un estudio realizado por el Departamento de Psicología y Comportamiento Humano de la Universidad Thomas Jefferson, los autores examinaron la relación entre el comportamiento de evitación de enfermedades y los prejuicios. Se examinaron situaciones tales como, por ejemplo, hasta dónde podría influir en las personas ciertas conductas como lavarse las manos o vacunarse, en los prejuicios hacia grupos marginales.

Los resultados más relevantes de este estudio fueron básicamente dos:

a) La presencia de señales asociadas con enfermedades se relacionó con un fuerte aumento de los prejuicios.

b) La percepción de inmunidad o protección contra las enfermedades, como por ejemplo la posibilidad de higienizarse o vacunarse, disminuyó los sentimientos de prejuicios.


¿Qué nos dicen estos resultados?

Los autores de la investigación indican que a lo largo del proceso evolutivo de nuestra especie, los seres humanos hemos desarrollado un "sistema inmune del comportamiento" que nos ha ayudado a evitar distintas amenazas relacionadas con las enfermedades.

Por esta razón, somos sensibles a las señales que asociamos con la presencia de potenciales focos de enfermedades. Estas señales pueden producir evaluaciones negativas tales como los prejuicios.


Una investigación anterior había demostrado que las mujeres tienen más pensamientos y actitudes etnocéntricas o xenófobas durante la etapa del embarazo, período en el cual su descendencia es más vulnerable a las enfermedades.


Las señales son evaluadas inconscientemente, puesto que las estimaciones de estas señales a un posible contagio se basan en evaluaciones de nuestra mente subjetiva, por tanto, la apreciación puede ser errónea, lo que significa que el comportamiento de evitación de la enfermedad puede ocurrir sin la presencia de una amenaza real. Básicamente, es por esta razón que tenemos prejuicios.


Para terminar

Está comprobado científicamente que las personas que son más vulnerables a las enfermedades, han demostrado tener actitudes más pronunciadamente negativas hacia grupos sociales que les son desconocidos o que creen que pueden representar una posible amenaza.

En el ambiente de nuestros antepasados donde las prevenciones higiénicas y sanitarias eran casi nulas, era improbable no prejuzgar a un portador de una enfermedad, puesto que podía significar un riesgo para la salud de los demás individuos. Los prejuicios son parte de ese mismo mecanismo de nuestro comportamiento que ha evolucionado con nuestra especie para eliminar, aún en el error, los eventuales riesgos tan pronto como nos sea posible.



No hay comentarios :

Publicar un comentario